Los ríos nos unen

Correo electrónico Imprimir
Foto: Salomé CandelaFoto: Salomé Candela
 
 
Por Paulo Urrutia y Jens Benöhr
 
El recién celebrado festival Nahuelbuta Libre ha inaugurado el inicio de la nueva temporada de Festivales de Río durante este 2019. Para muchos puede parecer extraño que este circuito de festivales comience a fines de invierno. Pero la razón es simple: para los amantes de las aguas blancas, los deshielos y últimas lluvias invernales entregan a los ríos esa energía que congrega a kayakistas y rafteros de todas partes del mundo. 
 
Así como los ríos unen pueblos, ciudades e incluso países, también han comenzado a unir a deportistas y habitantes de distintas cuencas con un objetivo común; compartir el amor por los ríos y transmitir la importancia de que fluyan libres de contaminación y barreras. Así se ha forjado el principal propósito de estos festivales, el cual es promover su protección y defensa, el turismo local responsable e invitar a las personas a disfrutar del valor escénico y recreativo de nuestros ríos. 
 
De esta manera, desde el primer Festival de Aguas Libres celebrado en el río Ñuble en 2005, han comenzado a surgir distintas iniciativas a lo largo del país, que hoy suma más de 20 festivales. Cada uno de ellos tiene su propio estilo, el cual surge de los intereses particulares de cada grupo que lo organiza. Podemos encontrar festivales con competencias profesionales de kayak, como el Guardián del Maipo o Pucón River Fest, actividades familiares como Mataquito Río Abajo o San Pedro Libre, o una combinación entre deporte y actividades culturales como Biobio Vive, Hornopirén, Puescofest o Kayagonia. Sin duda, en la mayoría de ellos encontrarás talleres de kayak y educación ambiental, descensos familiares en rafting, limpiezas de río, música en vivo y los sabores culinarios que caracterizan a nuestro largo y angosto país. 
 
 
Nuble Fest. Foto: Paulo Urrutia Barceló  Nuble Fest. Foto: Paulo Urrutia Barceló
 
 
Uno de los elementos que más destaca en nuestro circuito de festivales de río es la lucha contra proyectos hidroeléctricos. Estos conflictos han despertado el interés de habitantes locales y deportistas por proteger la fuente de vida, recreativa y económica que significan sus ríos. Si bien los festivales de río en Chile no son nada nuevo en el mundo, el hecho de traspasar las barreras de lo deportivo, para reconocer el valor político que como habitantes de un territorio poseemos, es algo que caracteriza nuestro circuito. 
 
El panorama europeo es distinto, probablemente porque sus ríos ya se encuentran en su mayoría intervenidos. Por lo tanto, las comunidades deportivas se han tenido que adaptar a esta realidad existente. Así es el caso de Devil Extreme Race, en el río Moldava o Vltava, República Checa, al cual tuvimos la oportunidad de asistir. Este festival congrega a más de mil deportistas de aguas blancas, que descienden sin cesar el río que fluye caudaloso únicamente durante tres días, que es el tiempo que la represa Lipno libera agua para limpiar de sedimentos el embalse una vez al año. Si bien este festival es uno de los más grandes de Europa, muchos de los asistentes ni siquiera conocían el nombre del río que estaban disfrutando. Este río, que es el más largo del país, se encuentra devastado por nueve represas y rodeado de monocultivo forestal, sin embargo, nada de esto despertaba el interés de quienes nombraban al río erróneamente con el nombre de la represa, Lipno. 
 
 
Foto: Paulo Urrutia BarcelóFoto: Paulo Urrutia Barceló
 
 
De este modo, en la búsqueda de soluciones a problemas de conservación, muchos movimientos ambientales de Europa han comenzado a mirar a Latinoamérica y sus experiencias como referentes en términos de protección y trabajo con comunidades. En este sentido, creemos firmemente que la forma en que se han ido forjando nuestros festivales ha comenzado a marcar una pauta a nivel mundial, ya que son una verdadera revolución respecto a la forma en que el humano occidental se relaciona con los ríos, donde la influencia espiritual de los pueblos originarios -su percepción ecocéntrica del lugar del humano en el cosmos- ha jugado un rol importante.
 
¿Cómo y en cuáles participar? Cada festival tiene su propio itinerario por lo que te invitamos a contactar directamente a los organizadores. También puedes comunicarte con la Red por los Ríos Libres, Bestias del Sur Salvaje o la Serie Chilena de Aguas Blancas. Disfrutar de estos festivales es gratuito. Solo existen algunas actividades (como los descensos en balsa) para las que hay que pagar un valor reducido para participar, y de esta manera ayudar a financiar el festival. 
 
Te invitamos a participar de manera consciente y responsable. Invita a tu familia y amigos a disfrutar de nuestros ríos libres y así estarán apoyando los movimientos socioambientales que trabajan por la protección de nuestros ríos. 
 
¡Por nuestros ríos vivos y libres!
 
A continuación, el calendario de los Festivales del Ríos en Chile por 2019-20.