Pesca con Mosca: Repensando los lagos Patagonicos

Correo electrónico Imprimir
Foto: Rex BryngelsonFoto: Rex Bryngelson
 
 
Por Rex Bryngelson
 
Nota del Editor: La siguiente es de la Edición 1.
 
Los lagos tienden a recibir malas críticas. Tengo que admitir que también yo pertenecía a las hordas de pescadores con mosca sin iluminar, que consideraban los lagos como una entidad de menos importancia, ni cercano a lo sexy que puede ser el resplandor de un río. De todas maneras, desde que comencé a guiar en Chile hace algunos años, mi actitud hacia los lagos se ha transformado de manera drástica. Ahora cuando evalúo mis opciones al comienzo del día, es frecuente una discusión como, ¿qué camino tomar, río o lago?
 
La razón principal para esto es que, aparte de los fiordos costeros, sé que son los lagos, no los ríos, donde se encuentran las más grandes truchas de Chile y, durante el tiempo cálido del verano entre diciembre y marzo, la acción en la superficie de los lagos puede a veces sólo ser descrita como nada menos que una experiencia religiosa.
 
De todas formas, hay mucho más que sólo acción y peces grandes. Los lagos de la Patagonia pueden simplemente ser un gran lugar para estar incluso aunque los peces no aparezcan. Ya sea recostarse para mirar cómo un cóndor recorre las corrientes de aire sobre la montaña, o tener a un curioso y pequeño chucao sentándose a tus pies mientras te adentras en el bosque para relajarte, los lagos pueden ser una medicina para el alma.
 
La geografía única de esta área de la Patagonia – con los Andes elevándose desde los fiordos de la costa oeste y dando paso rápidamente a las vastas y secas pampas del este – contiene una tremenda variedad de entornos de lagos. Algunos hacia el este son lagos de alta montaña rodeados de estepa seca y abierta. Otros hacia el oeste están ubicados bajo cimas cubiertas de glaciares, rodeados por un impenetrable bosque nativo. Como tales, cada lago posee su carácter propio y único con su distintivo escenario, aves, actividad de insectos – y comportamiento de truchas.
 
Varias los regionales tienen prolíficos nidos de tricópteros que aparecen en el verano, pero es la acción de los matapiojos en muchos lagos la que realmente se roba el protagonismo. Diciembre y enero son los meses en que la actividad de matapiojos está en su máximo punto en la Patagonia; no es raro en días tibios y soleados ver incontables truchas saltando hasta cuatro pies sobre el agua mientras capturan matapiojos. Esto es especialmente cierto en los lagos más pequeños y superficiales que tienen abundancia de truchas morenas.
 
La mejor parte es que, cuando las morenas se ven atraídas por los matapiojos, pueden ser increíblemente poco selectivas y voraces. Pueden entrar a menudo en un frenesí de alimentación y casi cualquier mosco grande y feo puede ser eficaz si se pesca correctamente. Las truchas pueden volverse locas en medio de estos frenesíes de matapiojos: una vez recogí y devolví a la misma trucha de 23 pulgadas dos veces en un espacio de 20 minutos.
 
Raramente uso patrones de matapiojos estándar. Además de tener la tendencia de convertir tu esclavina en un resorte, raramente funcionan bien cuando se ruedan o patinan; esta es la clave. He descubierto que, cuando las morenas están buscando matapiojos, rodar o patinar una seca – Chernobyl o Madam X – puede provocar pescas explosivas. No es que esta técnica pueda ser asumida de ninguna manera para imitar exactamente a un matapiojo que está luchando. Por la razón que sea, funciona y puede ser un exitazo. Es común que las morenas grandes limpien completamente el agua mientras se devoran al bicho.
 
Los lagos de cualquier lugar pueden tener su parte de pesca torturantemente lenta, y no quiero intentar dar la impresión de que los lagos en esta parte de la Patagonia son la excepción. Un poco de experiencia puede servir para decirte cuándo ir y cuándo no a pescar a los lagos. Eso no quiere decir que no habrán días que pasarás preguntándote a dónde diablos se fueron los peces.
 
Eso está bien para mí. Tal vez por un poco más de tiempo, todavía lo puedo considerar un día repleto en el lago si veo a una persona más.
 
 
 
 
  
 

¡Suscríbete hoy!