Región de Aysén: Un paraíso en diversidad de hongos

Correo electrónico Imprimir
 Entoloma necopinatumEntoloma necopinatum

 
Texto y fotos por Dinelly Soto
 
La belleza del patrimonio natural en la Patagonia chilena resulta ser evidente. Sus ríos, cascadas, rutas de escalada, y de senderismo, su geodiversidad, bosques y especies de fauna emblemática hacen de sus localidades destinos únicos de norte a sur.
 
Sin embargo, existen unos organismos que veces pasan desapercibidos, los hongos. Creciendo sobre ramas, troncos y suelo, ellos están ahí, con una gran diversidad de especies que resultan ser un espectáculo para quienes fijan sus ojos y atención en ellos.
 
El Reino Fungi, al que pertenecen los hongos, es un reino muy especial y aún desconocido. Estos organismos que no son animales ni plantas, resultan ser muy especiales. Tanto por sus variadas formas, colores, consistencias y tipos de alimentación. Estos organismos son quienes tienen la enorme misión de reciclar la materia orgánica de nuestros bosques y mantener su salud, compartiendo nutrientes en una relación estrecha con plantas y árboles.
 
 
Guepiniopsis alpinaGuepiniopsis alpina
 
 
Cuando la temperatura y humedad son idóneas para ellos, aparecen en todo su esplendor, siendo las estaciones de otoño y primavera las que registran un mayor número de especies. Eso no significa que en invierno y verano no estén, ya que existen especies como la Ganoderma australe conocida comúnmente como oreja de palo que se mantiene todo el año ya que es perenne. Fijar nuestra mirada en ellos es realmente una experiencia única donde no existen límites de edad para disfrutarlos.
 
Para quienes gustan de la fotografía es una gran oportunidad para retratar las hermosas especies que se desarrollan en otoño, tales como el llamativo Cortinarius magellanicus, muy característico por su intenso color púrpura o las bellas Mycenas, quienes, en su diminuto tamaño maravillan por su elegancia y fragilidad. También la M. cyanocephala, que destaca por su bello color azul y la M. chusqueophyla con su intenso color amarillo. Son muchas las especies que aparecen en bosques y praderas, algunas de ellas reconocidas por la ciencia y otras que siguen siendo un total enigma. Sólo se han descrito unas 70.000 especies, mientras que algunas estimaciones acerca de su número total sugieren conservadoramente que podrían existir por lo menos 1,5 millones de especies, número que sólo sería superado por los insectos.
 
 
Cortinarius magellanicusCortinarius magellanicus
 
 
Grifola gargal Grifola gargal
 
 
La región de Aysén es muy privilegiada debido a sus bosques, especialmente aquellos con especies de Nothofagus (ñire, lenga, coigue). En estos bosques, algunas especies de hongos, tienen una estrecha relación simbiótica mutualista entre las raíces de las plantas terrestres y ciertos hongos del suelo llamados micorrizas. Su existencia se conoce desde 1885, pero fueron consideradas curiosidades excepcionales. Hoy se cree que más del 97% de especies vegetales terrestres están micorrizadas.
 
En estos bosques además se desarrolla una especie endémica, es decir que no crece en otra parte del planeta, llamada Clovobricea chilensis. Esta especie fue descrita en el 2007 por el destacado micólogo nacional Pablo Sandoval Leiva junto a su equipo. Es una especie de tamaño pequeño, con llamativas tonalidades, y hasta el día de hoy no se ha registrado en otro lugar.
 
 
 CrepidotusCrepidotus
 
Desde una perspectiva gastronómica, la Morilla es muy llamativa (género Morchella), la que incluso tiene un festival en su nombre, que se celebra todos los años en la localidad de Villa Ortega, ubicada en las cercanías de Coyhaique. Pero ella no está sola, hay otras especies de agradable sabor que aparecen en las estaciones de otoño o primavera, como la Grifola gargal o simplemente “Gargal” conocido comestible de excelente sabor y de aroma a almendras. También está la Pleorotus ostreatus o hongo ostra; Agaricus arvensis o A. campestris, tambi´ en conocida como champiñones de campo; Fistulina antárctica o lengua de vaca; y Cyttarias, conocida como digueñes o llao llao, entre otras. El Reino Fungi es una maravilla que se puede ver y consumir en la región de Aysén, ya que todas especies mencionadas crecen de forma silvestre.
 
 

¡Suscríbete hoy!

Featured Listings in Directory