Científicos mundiales alertan sobre una emergencia climática

Correo electrónico Imprimir

 

 
 
La siguiente es una versión abreviada y editada de la declaración publicada en noviembre de 2019, y hasta ahora, firmada por 13.273 científicos de 156 países.
 
Los científicos tienen la obligación moral de advertir claramente a la humanidad de cualquier amenaza catastrófica y de “decirlo como es”. Declaramos, clara e inequívocamente, que el planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática.
 
A pesar de 40 años de negociaciones climáticas mundiales, con pocas excepciones, generalmente hemos conducido los negocios como de costumbre y en gran medida hemos fallado en abordar esta situación. La crisis climática ha llegado y se está acelerando más rápido de lo que la mayoría de los científicos esperaban. Es más severa de lo anticipado, amenazando los ecosistemas naturales y el destino de la humanidad. Especialmente preocupantes son los posibles puntos de inflexión climáticos irreversibles y las respuestas de la naturaleza (atmosféricas, marinas y terrestres), que podrían conducir a una catastrófica “Tierra de invernadero”, más allá del control de los humanos. Estas reacciones climáticas en cadena podrían causar alteraciones significativas en los ecosistemas, la sociedad y las economías, haciendo potencialmente inhabitables grandes áreas de la Tierra.
 
Para asegurar un futuro sostenible, debemos cambiar la forma en que vivimos. Sugerimos seis pasos críticos e interrelacionados que los gobiernos y el resto de la humanidad pueden tomar para disminuir los peores efectos del cambio climático:
 
Energía - El mundo debe implementar rápidamente prácticas masivas de eficiencia y conservación energéticas, y reemplazar los combustibles fósiles con energías renovables bajas en carbono y otras fuentes más limpias de energía segura para las personas y el medio ambiente. Deberíamos dejar los remanentes de combustibles fósiles en el suelo. Debemos usar rápidamente esquemas efectivos y justos (como los impuestos al carbono) para aumentar constantemente los precios del carbono y restringir el uso de combustibles fósiles.
 
Contaminantes de corta duración - Necesitamos reducir rápidamente las emisiones de contaminantes climáticos de corta duración, incluidos el metano, el carbono negro (hollín) y los hidrofluorocarbonos (HFC).
 
Naturaleza - Necesitamos proteger y restaurar los ecosistemas de la Tierra: fitoplancton, arrecifes de coral, bosques, sabanas, praderas, humedales, turberas, suelos, manglares y pastos marinos contribuyen en gran medida al secuestro de CO2 atmosférico. Necesitamos reforestar donde sea apropiado a escalas enormes. Se podría obtener hasta un tercio de las reducciones de emisiones necesarias para 2030 establecidas en el acuerdo de París con estas soluciones climáticas naturales.
 
Comida - Comer principalmente alimentos de origen vegetal mientras se reduce el consumo global de productos animales, especialmente de ganado, puede mejorar la salud humana y reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Necesitamos reducir drásticamente la enorme cantidad de desperdicio de alimentos en todo el mundo.
 
Economía - La excesiva extracción de materiales y sobreexplotación de ecosistemas, impulsada por
el crecimiento económico, debe reducirse rápidamente para mantener la sostenibilidad a largo plazo de la biósfera. Los objetivos deben pasar del crecimiento del PIB y la búsqueda de la riqueza hacia el apoyo del ecosistema y el bienestar humano, priorizando las necesidades básicas y reduciendo la desigualdad.
 
Población - Sigue aumentando en aproximadamente 80 millones de personas por año, o 200.000 por día; debemos estabilizar e idealmente reducir gradualmente la población mundial dentro de un marco de políticas que garantice la integridad social, tales como incluir la educación primaria y secundaria como una norma global para todos, especialmente las niñas y mujeres jóvenes.
 

 

¡Suscríbete hoy!