Limpiando el aire: haciendo más verde la recuperación de Chile

Correo electrónico Imprimir
 
Por Marcelo Mena
Nota del Editor: La siguiente es de la Edición 22
 
La contaminación del aire es una amenaza permanente y subestimada para el bienestar de las personas. Mata a 7 millones de personas al año, principalmente de comunidades de bajos ingresos. Y los más afectados son los que menos han contribuido al problema.
 
En Chile, a partir de 2012 se puso en marcha una nueva y más estricta regulación de la contaminación del aire, el estándar PM2.5, que se adoptó reflejando el estándar de la Unión Europea (UE). Una vez que las mediciones comenzaron a llegar, vimos que casi el 90 por ciento de nuestra población supera este estándar. Aprendimos que Chile era el hogar de algunos de los aires más sucios de América Latina, y que lugares como Coyhaique tienen el peor aire de Sudamérica.
 
En 2014, trabajé en el desarrollo del plan de gestión de la calidad del aire para Chile, que el ministro de medio ambiente, Pablo Badenier, lanzó con la presidenta Michelle Bachelet y la ministra de salud pública, Helia Molina. Tomamos medidas inmediatas para reducir la contaminación, como prohibir las estufas de leña en varias ciudades donde el aire era malo. Estas medidas han continuado hasta hoy. La contaminación ha disminuido sustancialmente en muchas ciudades. Y la reducción de las enfermedades respiratorias ha sido enorme. En las ciudades donde tenemos regulaciones del aire, las visitas a la sala de emergencias han caído un 17 por ciento, en comparación con un aumento del 7 por ciento en las ciudades que no cuentan con dicha regulación. Esto es aún mayor para los niños menores de 4 años, y sus visitas debido a la obstrucción bronquial han caído en un 75 por ciento. En 2019, presenciamos cerca de medio millón menos de visitas a la sala de emergencias por año, de las cuales el 80 por ciento fueron niños menores de 14 años. Nuestras acciones han beneficiado más a nuestros hijos.
 
Sin embargo, estamos lejos de haber terminado. Muchas ciudades en Chile sufren unos 150 días malos de aire cada invierno. Necesitamos aumentar nuestros programas sustancialmente. Nos hemos comprometido con cambiar 190.000 estufas de leña a nivel nacional, pero actualmente solo estamos haciendo 10.000 por año. El aislamiento del hogar también es clave. Los programas de modernización crean empleos e inversiones para pequeñas empresas en todo el país. Estos proyectos crean alrededor de 20.000 empleos por año.
 
La recuperación verde ofrece una nueva oportunidad para abordar la contaminación del aire. Si elevamos nuestro objetivo para cambiar 50.000 estufas y, por lo tanto, modernizar 50.000 hogares por año, podríamos crear 100.000 empleos por año. Podemos vitalizar un sector de la construcción que ha reducido su actividad en un 13 por ciento desde que comenzó la actual crisis económica. Podemos reducir las emisiones y los costos de energía para los más pobres del país. Esto es tanto una oportunidad de estímulo fiscal como una oportunidad de protección social.
 
Podemos expandir los buses eléctricos por todo el país. Hemos visto sus beneficios en la reducción de la contaminación, pero también en sus costos de operación. Ahorramos 70 centavos de dólar por kilómetro cubierto por estos buses y podemos superar fácilmente sus mayores costos de capital en solo unos años. Estos buses tienen aire interior más limpio, generan menos ruido y pueden reducir la exposición a Covid-19 durante nuestra recuperación debido a sus sistemas de manejo de aire.
 
Además debemos considerar que estamos en una crisis sanitaria relacionada con nuestra desequilibrada relación con el medio ambiente. También nos dirigimos hacia una crisis climática previsible y evitable. El consenso es que un objetivo de cero emisiones netas es alcanzable, y rentable. Debemos prestar atención a la advertencia y cambiar de rumbo, invirtiendo en el futuro de nuestros hijos protegiéndolos de la amenaza actual de la contaminación del aire. Tenemos la evidencia; tenemos la experiencia. Necesitamos hacer más, y mucho más rápido.
 
Tenemos que tomar una decisión. Podemos continuar por un camino que sabemos que conducirá a la devastación y al sufrimiento, o en su lugar, pensar en el futuro, dar la vuelta, y tomar el camino de la sustentabilidad adoptando una nueva identidad como los costarricenses lo han hecho tan bien. Pura Vida, dicen ellos. Aire limpio, es el camino.
 
El autor, Marcelo Mena, fue ex ministro de Medio Ambiente de Chile durante el gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018).
 
 

Featured Listings in Directory