Entrevista con Dee Boersma: Ciencia que cataliza la protección ambiental de los pingüinos

Correo electrónico Imprimir

 

Nota del Editor: La siguiente es la versión completa de un artículo de la 
Edición 20.
 
Por Jimmy Langman
  
Ha sido llamada la “Jane Goodall de los pingüinos” por The New York Times. Al igual que Goodall -quien ha realizado estudios sistemáticos desde 1960 sobre los chimpancés salvajes en Tanzania-, Dee Boersma ha estudiado la enorme colonia de pingüinos de Magallanes en Punta Tombo, Argentina, todos los años desde 1982. Eso lo convierte en uno de los estudios más largos de pingüinos en el mundo, lo que no solo ha permitido comprender mejor la forma en que viven los pingüinos, sino que estas aves son una especie centinela que ayuda a revelar mucho sobre cómo la humanidad está dañando nuestro hábitat planetario a través del cambio climático, la pesca excesiva, los derrames de petróleo, la contaminación de plásticos, el turismo no sostenible y más.
 
En Punta Tombo, las primeras investigaciones de Boersma ayudaron a Wildlife Conservation Society a impedir los planes de una compañía japonesa que quería matar 40.000 pingüinos al año para fabricar guantes de golf de alta costura. Más tarde, sus estudios dieron cuenta que miles de pingüinos fueron engrasados con regularidad hasta la muerte debido a la perforación petrolera y al tránsito marítimo, lo que ayudó a convencer a Argentina en 1994 de prohibir que los barcos petroleros se movieran a menos de 100 km de la costa en la provincia de Chubut. En 2015, sus datos ayudaron a crear una reserva de la biósfera de la UNESCO conocida como “Patagonia Azul”, que incluye Punta Tombo y las áreas circundantes, cubriendo un total de 3,1 millones de hectáreas.
 
Boersma, de 72 años, tiene un estante lleno de premios que validan su dedicado trabajo, y no solo en Punta Tombo. Ella condujo estudios sobre pingüinos durante cinco años en las islas Malvinas. Su trabajo de disertación para un doctorado en zoología de la Universidad Estatal de Ohio se centró en los pingüinos de Galápagos, una especie en peligro de extinción que habita frente a la costa de Ecuador, y que marcó el comienzo de casi cinco décadas estudiando esa especie.
 
Su trabajo de campo en América del Sur a lo largo de su carrera ha sido bajo el alero de la Universidad de Washington, donde es profesora de ciencias de la conservación, directora del Center for Ecosystem Sentinels (Centro de Centinelas del Ecosistema), además de fundadora y, por largo tiempo, editora de la revista Conservation (que en 2015 se convirtió en la revista Anthropocene). Boersma también continúa colaborando estrechamente con ONGs ambientales, como Wildlife Conservation Society, y es cofundadora de la Global Penguin Society, una coalición internacional de investigadores y conservacionistas de pingüinos.
 
"Lo que más me interesa son los estudios a largo plazo de pingüinos, en particular la historia natural en conservación”, dice ella. “Porque sin historia natural, no puedes hacer una buena política. No puedes entender lo que debes hacer para proteger a estos animales”. El editor ejecutivo de Patagon Journal, Jimmy Langman, entrevistó a Boersma vía Skype en mayo. Algunos extractos:
 
LANGMAN: Su trabajo en la investigación de pingüinos en Punta Tombo ha sido muy exitoso.
BOERSMA: Cuando me involucré en esto, quería hacer un estudio a largo plazo. Pensé que serían tres años, y ahora estamos empezando el año 36. Nunca esperé hacerlo tanto tiempo, pero es muy interesante para mí y hemos estudiado a más de 60.000 pingüinos a lo largo de los años. 44.000 de ellos fueron registrados como polluelos. Hemos visto, de esos polluelos, que cerca de 3.200 han regresado a las colonias. Es solo un conjunto de datos increíble, por lo que es difícil para mí abandonarlo.
 
¿Cómo ha cambiado tu forma de pensar sobre los pingüinos? Me imagino que cuando empezaste tenías ciertas ideas.
Bueno, pensaba que los pingüinos probablemente criarían cuando tuvieran 2 o 3 años. Resulta que algunas hembras se reproducen a los 4 años, pero la mayoría de las hembras no comienzan a reproducirse hasta que tienen 5 o 6 años, mientras los machos no lo hacen hasta que tienen 6 o 7 años. Y creo que algunos no comienzan a reproducirse hasta que tienen 12 años o más, según su comportamiento. Eso me sorprendió y decidí que tenía que hacer esto por más de tres años, porque ni siquiera me quedaba el tiempo suficiente para que ellos comenzaran a reproducirse. Eso es lo que realmente me inició en esta búsqueda.
 
¿Es cierto que la colonia en Punta Tombo ha disminuido en un 40 por ciento?
Eso es correcto. Coloqué estacas permanentes en 1987. Cada estaca en el suelo me permite volver exactamente al mismo lugar y contar el número de nidos activos. Son un poco menos de 200.000 parejas reproductoras. Se esparcieron en un área más grande, entonces ya no es la colonia más grande porque hay más en San Lorenzo, donde muchas de las aves eran de Punta Tombo. La colonia en San Lorenzo era muy pequeña cuando fui a visitarla por primera vez en 1983. Tal vez 1.000 pájaros. Hoy, son más de 200.000. San Lorenzo está más cerca de la comida.
 
 
 
 
¿Es esa la principal amenaza para la supervivencia de los pingüinos, que tengan suficiente comida?
El cuarenta por ciento de nuestros polluelos mueren de inanición. La verdadera amenaza para la colonia, creo, se encuentra en las zonas donde pasan el invierno frente al norte de Argentina, Uruguay y Brasil. No hay un área marina protegida allí. Cada año, la supervivencia femenina es menor que la supervivencia masculina. Nuestra proporción de sexos en Punta Tombo se ha distorsionado en los últimos 30 años. Ahora hay muchos más machos que hembras. Por cada hembra, hay más de dos machos, por lo que muchos machos ni siquiera se aparean.
 
¿Eso es porque las hembras son más pequeñas?
Las hembras son más pequeñas que los machos, pero no sabemos realmente por qué las hembras mueren en los lugares donde pasan el invierno. ¿Los machos pueden ayunar más tiempo porque son más grandes? ¿Es porque tienen una relación de superficie-volumen ligeramente más favorable porque son más grandes, por lo que pueden retener el calor un poco mejor? No tengo idea. Usted pensaría que, en estos 35 años de datos, algún año las hembras deberían haberlo hecho mejor que los machos, pero siempre su tasa de supervivencia ha sido peor.
 
¿Cómo está afectando el cambio climático a los pingüinos?
El cambio climático es realmente complejo. Ciertamente, los cambios en la productividad del océano afectan a los pingüinos, y los mares más calientes parecen ser menos productivos que los mares más fríos. Para los pingüinos de las Galápagos, el aumento en la frecuencia de El Niño es un problema real. Para los pingüinos de Magallanes, realmente parecen ser las lluvias. Una tormenta puede matar al 50 por ciento de los polluelos.
 
¿Has visto una tendencia con tormentas de lluvia más intensas en los últimos años?
Oh, sí. Esa tendencia continúa. Recientemente publicamos un artículo sobre esto con 28 años de datos. Algunos años no hubo pingüinos muertos. Este año, registramos un día -sólo un día- donde la temperatura alcanzó los 44° Celsius en la sombra, y encontramos más de 150 pingüinos muertos. Así que eso es un problema real.
 
 
 
La colonia de pingüinos de Magallanes en Punta Tombo, Argentina, tiene 200.000 parejas reproductoras. Foto: Guillermo Harris/WCS ArgentinaLa colonia de pingüinos de Magallanes en Punta Tombo, Argentina, tiene 200.000 parejas reproductoras. Foto: Guillermo Harris/WCS Argentina
 
 
 
El cambio climático también afecta la cantidad de alimentos a su disposición.
Sí. Ya sabes, las corrientes pueden cambiar. Pero aquí también influye la pesca. Es difícil determinar cuánto está relacionado con el cambio climático, y cuánto influye la mala gestión de las pesquerías o la sobrepesca. O cuánto afecta la contaminación por hidrocarburos. Prácticamente resolvimos el problema de la contaminación por hidrocarburos en la costa de Chubut. Una vez que las rutas marítimas de los barcos petroleros se movieron más lejos de la costa, no hemos visto pingüinos engrasados como hace 35 años. Así que son muy buenas noticias.
 
¿Es la pesca excesiva la razón principal detrás de la disminución en las poblaciones de pingüinos en las islas Malvinas?
Creo que depende de la especie. No creo que haya habido una disminución en los pingüinos papúa, sí en los rockhopper y eso podría ser debido a la sobrepesca. Pero los pingüinos rockhopper utilizan toda la cuenca del Atlántico Sur. He rastreado a unos ejemplares de esta especie, y algunos de ellos fueron hasta la costa de Argentina. Se mueven bastante. El pingüino de Magallanes no ha declinado mucho. Pero, en general, no puedo decir cuánto de los cambios en la población de pingüinos se deben a la pesca, al cambio climático o a cualquier otra cosa. No creo que los datos sean muy buenos para los pingüinos rockhopper o los de Magallanes.
 
¿De dónde vienen los pingüinos de Magallanes que migran a las Malvinas para reproducirse?
Los pingüinos de Punta Tombo se encuentran con los pingüinos de las islas Malvinas, y todos pasan el invierno juntos en el norte de Argentina y el sur de Brasil. Entonces, si ocurriera un derrame de petróleo o algo así allí, realmente podría causar un gran daño a toda la población atlántica de pingüinos de Magallanes. Afortunadamente, no todos los pingüinos de Magallanes migran juntos, el lado chileno está separado del lado argentino.
 
 
 
 
 
¿Qué se necesita para proteger esos terrenos invernales?
Necesitamos áreas marinas protegidas allí. Necesitamos proteger las grandes áreas, para que los pingüinos puedan alimentarse allí y no tengan que preocuparse por competir con las pesquerías de anchoas o sardinas, o quedar atrapados en las redes que se utilizan a lo largo de la costa de Brasil.
Es muy importante que protejamos los terrenos de invernada porque es el momento más duro para los pingüinos de Magallanes. Ahí es cuando mueren de hambre.
 
¿En este momento hay algún esfuerzo en ese sentido?
No que yo sepa. Los gobiernos tendrán que unirse para, en parte, liderar esto. Por supuesto, este no es un buen momento con el nuevo presidente de Brasil. Él simplemente no parece estar muy interesado en la conservación. Tampoco he visto mucho interés en Uruguay. Y quizás hay intereses de pesca por parte de privados y no querrán tener un área protegida para los pingüinos.
 
¿Contar con más áreas marinas protegidas es suficiente?
También necesitamos de una zonificación. No necesitamos un área marina protegida a lo largo de toda la costa de Argentina durante todo el período de invernada, pero sería bueno tener alguna zonificación durante el período de migración para que no haya tantos barcos petroleros alrededor de los pingüinos. Y tampoco queremos pesca en el territorio de cría para las anchoas. Eso es lo bueno de Punta Tombo, donde tienen un área protegida para el desove de la anchoa. No lo manejan exactamente como me gustaría verlo -dado que puedes pescar en algunas partes y en otras no- pero al menos hay algo de protección para el desove.
 
 
 

¡Suscríbete hoy!

Featured Listings in Directory