Fotografía de paisaje en la Patagonia: Entrevista con Linde Waidhofer

Correo electrónico Imprimir
 
 
Lago Chelenko al atardecer. Foto: Linde WaidhoferLago Chelenko al atardecer. Foto: Linde Waidhofer
 
 
Por Patrick Nixon
Traducción por Rosa Baranda
 
Linde Waidhofer es una fotógrafa paisajística muy conocida y publicada. En su página dice que en su fotografía de naturaleza "busca el equivalente fotográfico al impacto emocional de los paisajes salvajes y misteriosos". Y dice que ella lo encuentra en "la geometría y el diseño secretos bajo la superficie del mundo natural, en imágenes de simpleza y abstracción".
 
Waidhofer reside en Crestone, en el valle de San Luis en Colorado, y pasa al menos seis meses al año viajando, fotografiando y explorando paisajes nuevos, especialmente en Patagonia, donde tiene una casa desde hace más de una década en la región chilena de Aysén.  Ha publicado nueve libros de fotografía paisajística, incluidos varios sobre Patagonia: La Patagonia desconocida; La Carretera Austral: El camino más espectacular de Sudamérica y Chelenko, las mil y una caras de un lago patagónico. Además de dos libros monográficos de formato pequeño, uno sobre las cuevas de mármol de Patagonia, Blue Light, y otro sobre el Campo de hielo patagónico norte, Going to the Light.
 
Como parte de una serie especial de entrevistas con algunos de los jueces del Concurso de Fotografía de la Patagonia 2023, Patagon Journal entrevistó recientemente a Linde.
 
 
Iceberg en el Lago Grey, Torres del Paine. Foto: Linde WaidhoferIceberg en el Lago Grey, Torres del Paine. Foto: Linde Waidhofer
 
 
Llevas muchos años fotografiando la Patagonia y has publicado cinco libros fotográficos sobre la región. ¿Cuáles son algunos de tus momentos más memorables?
Una de mis experiencias más inolvidables mientras fotografiaba este rincón indómito del mundo ocurrió durante un vuelo temprano por la mañana, con el piloto Rodrigo Noriega, sobre el Campo de hielo norte. Despegamos antes del amanecer desde el valle Chacabuco, en el corazón de lo que es ahora el Parque Nacional Patagonia. Nos dirigimos hacia el este sobrevolando valles en penumbra y cumbres oscuras para encontrarnos con un mundo amplio e iluminado de hielo y más hielo que llegaba hasta el océano Pacífico. Un mundo sin gente ni rastro de ella. Este vuelo de dos horas fue una aventura fotográfica constante. Y las fotos que tomé aquella mañana se convirtieron en uno de mis libros favoritos, Going to the Light.
 
Realizaste muchas fotografías para Douglas Tompkins y sus proyectos de conservación en la Patagonia. ¿Cómo fue trabajar con él en estos proyectos? ¿Qué clase de fotos estaba buscando?
Trabajar con Doug fue especial en muchos sentidos. Siempre me ha impresionado y motivado su intensidad y su dedicación en todos los proyectos en los que hemos trabajado juntos: la campaña y libro "Patagonia sin represas" y otro libro sobre la Carretera Austral. Pero la parte más emocionante de colaborar con Doug fue la oportunidad de volar con él, en su propia avioneta, sobre una gran parte de Patagonia. Esta visión aérea me proporcionó una nueva perspectiva del paisaje de la Patagonia y de la manera en que se relacionan todos sus elementos icónicos: glaciares, cumbres, lagos, ríos e inmensos bosques. Me proporcionó una visión unificada de la misión de conservación de Doug, y me desafió a capturar esa imagen en conjunto de la Patagonia.
 
 
Campo de Hielo Patagónico Norte. Foto: Linde WaidhoferCampo de Hielo Patagónico Norte. Foto: Linde Waidhofer
 
 
Nube lenticular sobre el Monte San Valentín, Aysén. Foto: Linde WaidhoferNube lenticular sobre el Monte San Valentín, Aysén. Foto: Linde Waidhofer
 
 
¿Qué consejos puedes dar para quien se dedica a la fotografía en Patagonia? Por ejemplo, ¿hay algún equipo o lentes especiales para la cámara que recomendarías? 
La mejor cámara, en Patagonia o el cualquier sitio, es la que llevas contigo. Por eso, incluso hasta con la cámara de un iPhone puedes capturar una escena inolvidable. Pero creo que el aspecto crucial es no quedarse atascado o limitado a una sola manera de fotografiar el paisaje. Si te das cuenta de que estás tomando demasiadas panorámicas, busca el objetivo de mayor alcance y empieza a buscar primeros planos.  O al revés. No hay una sola manera correcta de fotografiar la Patagonia. Pero las herramientas digitales que tenemos, siempre en evolución, nos permiten tomar fotos en situaciones que antes eran imposibles. Un ejemplo es la mezcla de varias exposiciones en panoramas grandes y exactos, una manera hermosa de capturar los inmensos paisajes celestes sobre la Patagonia.
 
Habla de algunos de los retos de dedicarse a la fotografía paisajística y, ¿por qué te gusta tanto?
Uno de los retos más importantes de la fotografía paisajística es salir al aire libre, incluso cuando las condiciones no son perfectas. Por ejemplo, cuando hay tormentas o llueve. Muchas de mis mejores fotografías otoñales las saqué bajo la lluvia. La fotografía paisajística es como una búsqueda del tesoro. Si crees que hay un tesoro escondido, lo encontrarás. Cada fotografía paisajística bien sacada es una sorpresa alegre y agradable.
 
 
 
Palena. Foto: Linde WaidhoferPalena. Foto: Linde Waidhofer
 
 
Volcán Chaitén en erupción. Foto: Linde WaidhoferVolcán Chaitén en erupción. Foto: Linde Waidhofer
 
 
En tu página dices que estás buscando "el equivalente fotográfico al impacto emocional de los paisajes salvajes y misteriosos". ¿Cómo puedes identificar y traducir esa emoción a tus imágenes?
Le presto atención a lo que más me atrae de una escena natural. Una fotografía es más que una simple documentación de lo que se encuentra frente a la cámara, es más bien un registro de lo que tú como fotógrafa estás pensando o mirando. Hay un dicho: mira y ve. Piensa en lo que estás mirando realmente, y por qué. Es de ahí de donde surge el sentimiento.
 
¿En qué aspectos te vas a fijar a la hora de decidir las fotos ganadoras del Concurso de Fotografía de la Patagonia 2023? Por ejemplo, lo que marca para ti la diferencia entre una foto buena y una foto genial.
Me fijaré en la imagen o las imágenes nuevas, originales; en cosas que no haya visto antes. La diferencia entre una foto buena y una genial es una cuestión sutil, una pregunta difícil de responder. Las grandes fotos resisten el paso del tiempo; pasados los años, todavía resultan emocionantes. Pero no siempre se pueden planear. A veces ocurren sin más.
 
¿En qué estás trabajando ahora y a qué proyectos esperas poder dedicarte en el futuro?
Me encanta crear libros, libros fotográficos que recogen y presentan grupos relacionados de fotos, que cuentan una historia más compleja y completa que lo que podría hacer una sola foto. Entre mis proyectos actuales hay dos libros nuevos, ambos sobre los impresionantes cielos de la Patagonia, sus nubes, su luz y su clima, uno en color y el otro en blanco y negro. Pero el año que viene, ¿quién sabe?
 
 

¡Suscríbete hoy!