Detrás de cámara: descenso de Aniol Serrasolses por el volcán Villarrica

Correo electrónico Imprimir
Fotos: Nicolás GantzFotos: Nicolás Gantz 
 
 
Por Paulo Urrutia
 
Seguramente a más de alguien le llamó la atención ver a Aniol Serrasolses descendiendo por el volcán Villarrica en kayak circulando por las redes en plena pandemia. Una proeza que mezcla la destreza de un kayakista de aguas blancas de talla mundial con la creatividad de sus realizadores. Entre otras cosas, el video destaca el ciclo del agua desde las cumbres nevadas del volcán, alimentando bosques y ríos y que culmina con la presentación de un truco nunca antes visto en el mundo del kayak.
 
A poco más de un año de la filmación de uno los videos de kayak más sorprendentes del último tiempo, Paulo Urrutia, cofundador de Bestias del Sur Salvaje, conversó con Nicolás Gantz, documentalista del equipo realizador, y Aniol Serrasolses, el kayakista que protagonizó la hazaña.
 
*****
Nicolas Gantz es un fotógrafo de deportes de aventura que cubre disciplinas como el esquí, escalada y montaña con expediciones en diversas partes del mundo. Nos cuenta sobre su pasión, el mensaje detrás de sus fotografías y por supuesto, los detalles detrás del registro en el volcán.

¿Cómo parte tu interés por la fotografía y cómo eso transita a la fotografía de deportes extremos?
Desde niño siempre estuve interesado en las artes visuales, me encantaba dibujar. En la adolescencia comencé a usar una cámara reflex de mi hermana y una análoga vieja que había en mi casa, desde ahí empecé a registrar todo. Felizmente el 2010 me compré mi primera reflex digital. La transición a los deportes de aventura fue el resultado de que, durante esos primeros años con mi cámara, comencé a escalar y a dedicarle mucho tiempo a los deportes de montaña. Eventualmente desarrollé habilidades que me permitían desenvolverme de manera cómoda y segura en terrenos complejos con panorámicas increíbles a través de manejo de cuerdas, conocimiento en rescates, entre otras cosas. Sumado a la experiencia que fui adquiriendo en la fotografía empezó a dar fruto con imágenes alucinantes que relataban un Chile poco explorado y que atrajo a las marcas de esta industria, quienes a su vez me abrieron la oportunidad de registrar una gran variedad de atletas de distintas disciplinas.

Mucha gente se ha preguntado, ¿Realmente descendieron desde la cumbre del volcán hasta un río sin parar, atravesando bosques repletos de árboles? Cuéntanos cómo fue el proceso de filmación.
Haha. No ha sido realmente desde la cumbre, pero nos fascinó que la audiencia lo haya imaginado así. Ese ha sido el mejor reconocimiento al proyecto. Los medios de comunicación contribuyeron a crear ese imaginario compartiendo el video con titulares sorprendentes. Quienes conocen el volcán y entienden algo de kayak, saben que eso sería imposible. El kayak es muy difícil de controlar en la nieve y de ninguna manera podrías frenarlo en pendientes muy inclinadas. Nosotros buscamos maravillar a la gente y gatillar su imaginación a través de un proceso narrativo que une distintas secciones que se conectan en la línea de tiempo del relato.

Eres un reconocido fotógrafo de montaña y tu experiencia retratando escaladores y esquiadores en su ambiente se ve muy bien reflejada en tu trabajo. Ahora te vemos en otro medio natural, los ríos. ¿Cómo ha sido la experiencia de registrar kayakistas de aguas blancas como Aniol?
La verdad, fue una casualidad conocerlo y comenzar a registrar algunos de sus viajes. En el 2016 durante un proyecto de esquí en la Patagonia conocí a un fotógrafo y kayakista norteamericano que me invitó a un viaje de kayak con él y sus amigos. El kayak de aguas blancas siempre me pareció fascinante y como estaba en plan de ampliar mi repertorio fotográfico, acepté la invitación. Me uní al grupo con el fin de registrar un viaje de unos ocho días por distintos ríos de la Araucanía Andina con Aniol Serrasolses, Evan García, Pedro Astorga, Chris Corbulik y mi amigo fotógrafo Erick Parker (…) puros titanes. Para mí era un verdadero lujo fotografiar a la élite mundial del kayak en algunas de las cascadas y ríos más técnicos de Chile. Para ellos era un lujo que un fotógrafo dedicado y con conocimiento en manejo de cuerdas, se colgara en el borde de la cascada a sacar fotos con ángulos nunca antes vistos. Desde ese viaje con Aniol nos vemos al menos una vez al año siempre con ganas de crear juntos.

Para profundizar un poco, lo que me atrae de los deportes de montaña es la conexión entre el sujeto y el entorno natural. Para que esa conexión exista realmente tiene que haber una comprensión muy profunda del entorno en el que se desenvuelven estas disciplinas. Esa comprensión es esencial para mantener bajo el factor de riesgo en la actividad, en un ambiente que supone peligros implícitos y eso, sólo se gana con la experiencia. Hay que pulir el ojo con la señales que entrega el terreno, planificar, leer la geografía, entender el clima, aprender de rescate y todo esto con un equipo humano al que uno está dispuesto a confiarle la vida en muchas situaciones. Todo ese compromiso, hace que disciplinas como la escalada, el esquí o el montañismo sean tan bellas y gratificantes para el alma, ya que van ligadas a esta estrecha comprensión de la naturaleza, sus elementos y amistad, aparte de la acción en sí del deporte. El kayak y los ríos simbolizan lo mismo para mí, esa conexión que me fascina inmortalizar, sólo que en un entorno y elemento distinto.
 
 
Aniol Serrasolses descendiendo el volcán Villarrica. Foto: Nicolas GantzAniol Serrasolses descendiendo el volcán Villarrica. Foto: Nicolas Gantz
 
 
Fotos: Nicolás GantzFotos: Nicolás Gantz
 

Chile es un lugar único en el mundo para la práctica de los deportes de aventura. ¿Qué es lo que esperaban comunicar y lograr con este desafiante proyecto?
Chile gracias a su geografía es un lugar idílico para aventurarse en la naturaleza independiente de la disciplina que se practique, sólo se necesita motivación y salir a explorar. Para mí como fotógrafo y productor audiovisual, lo que intento transmitir con este y otros proyectos es un crecimiento de estos deportes en nuestro país. Además de promover un mayor desarrollo en la infraestructura que se requiere para realizar estas actividades, lo que se traduce en más gente que entiende la naturaleza y por ende busque protegerla. Significa una tremenda oportunidad para fomentar el turismo, una actividad económica sostenible en el tiempo y que permite proteger una riqueza cultural y natural única.

Mi sueño es que algunas áreas protegidas como parques nacionales, bienes nacionales y parques privados, se abran a un público que no sólo quiere caminar y sacar fotos, si no que a todos ellos que buscan disfrutar de la naturaleza a través de actividades como el esquí de travesía, la bicicleta, la escalada, el kayak, el surf, el parapente y tantas otras. Entiendo que apuntar a esto es bastante complejo en cuanto a planificación, pero existe mucha evidencia internacional que podríamos replicar con el potencial que tenemos acá. Considerando siempre las prioridades de conservación que tenga cada área.
 
*****
Aniol Serrasolses es un kayakista de aguas blancas nacido en España y que actualmente vive en Futaleufú, la meca del rafting en la Patagonia chilena. A propósito nos cuenta su experiencia detrás del registro y sus motivaciones en torno al amor por los ríos.

No hay duda de que eres el kayakista del momento. Cada tanto nos sorprendes con un nuevo truco, un primer descenso o una línea perfecta en un rápido desafiante. ¿Cómo surge la idea de descender en kayak desde un volcán a casi 100 km/h?
La verdad es que ha sido una experiencia única e irrepetible. Siempre había querido hacer un proyecto en la nieve, debido a la pandemia me quedé todo el año en Chile. Era una oportunidad única para llevarlo a cabo. 

Reunimos al equipo y nos dirigimos al volcán Rukapillan (volcan Villarrica), después de varios días de búsqueda nos dimos cuenta, de que la idea inicial de conectar desde la nieve al río no iba a funcionar, fue ahí cuando decidimos que el descenso debía seguir por el bosque para llegar a posteriori al río. Siempre fuimos muy flexibles a la hora de decidir el concepto del video. Lo de los 100 km/h no fue premeditado, en una de las muchas bajadas, que empecé desde el sector la Capilla del volcán se me fue de las manos y ¡uff! iba realmente muy rápido.

Doble kickflip / Dub: cuéntanos en qué consiste y por qué ha conmocionado tanto. ¿Por qué esta llamativa forma de presentar este truco?
Era muy importante para mi hacer algo que trascendiera más allá de la comunidad de kayak. Sabía que para una persona normal y corriente le llamaría muchísimo la atención el ver un kayakista bajando a toda velocidad por el volcán Rukapillan. Personalmente necesitaba que el proyecto fuera más que solo eso, tenía que tener algo único y progresivo que empujara el deporte a otro nivel. Este es el primer doble en la historia, algo que llevábamos mucho tiempo esperando. Los límites y las barreras están para romperlas, estamos entrando a una nueva era del deporte del kayak, donde vamos a empezar a ver una nueva forma de correr cascadas, estoy feliz de seguir en la primera línea de todo lo que está pasando en el mundo del kayak.
 
 
Fotos: Nicolás GantzFotos: Nicolás Gantz

 

Siempre que los deportistas cumplimos un objetivo, ya estamos pensando en el siguiente. Quizás será un nuevo truco, explorar ríos inaccesibles en la Patagonia o acercar a los niños al mundo del kayak a través del Serrasolses Brothers Program (SBP). ¿Qué es lo que te mueve?
Ya con 30 años, miro hacia atrás y realmente no me creo lo rápido que han pasado los últimos 10 años. Dejar un buen legado es algo que va cobrando más y más fuerza. El SBP es algo que me motiva y me enorgullece. Nuestra 4ta edición en Costa Rica fue cancelada en abril de 2020 debido al COVID pero estamos planificando la siguiente edición. En lo que se refiere a mi carrera como kayakista profesional, todavía siento que me queda mucho por entregar. Tengo ideas para trucos nuevos, primeros descensos, expediciones en lugares épicos y proyectos audiovisuales muy interesantes. ¡Voy a exprimir los próximos años al máximo!
 
Sabemos que para ti los ríos de Chile ocupan un lugar especial en tu vida y que el Futaleufú es uno de ellos, donde actualmente estás construyendo tu hogar. ¿Qué has encontrado en nuestros ríos y su gente que te han hecho regresar una y otra vez?
En Chile me sentí como en casa desde el primer viaje. Los ríos, la gente, sus bosques y cerros. Es un lugar único en el mundo. La primera remada en el Futa la tengo grabada en mi memoria, desde ese momento supe que algún día viviría ahí. Fue un lindo proceso quedarme todo el invierno de la pandemia construyendo mi cabaña. Vivo en la salida del río y camino a mi casa después de remar. Estar en un lugar que me permite estar tan conectado al río no tiene precio. 

Eres una inspiración para muchos y observamos cómo los jóvenes te ven con gran admiración. Hemos notado tu interés por la preocupación de los ríos chilenos y las cosas sencillas que nos entrega la vida en torno al río. ¿Qué mensaje le dejarías a la nueva generación de kayakistas?
Al final, nadie te recordará por las hazañas que lograste dentro del kayak, sino por el tipo de persona fuiste fuera de él, si aportaste a la comunidad y al río. Veo con mucha preocupación el futuro de muchos ríos en Chile. Todos somos parte del problema. Cuando viajas por el mundo y ves comunidades realmente pobres, donde lo que más desean es un poco de progreso la conversación se pone complicada. La clave es encontrar un balance, hacer proyectos no tan invasivos y que realmente tengan sentido para la comunidad y el río.

Estamos en un momento importantísimo para la humanidad. Ahora más que nunca es momento de luchar por el planeta, por un cambio profundo en nuestra manera de hacer, en las energías que usamos. Está en nuestras manos salvar la tierra, después de todo, no hay otro lugar donde ir.
 
*****
Revisa el vídeo aquí: