Libro fotográfico sobre el valle de Futaleufú

Correo electrónico Imprimir
La increíble claridad del Futaleufú se muestra aquí cuando dos kayaks flotan en el remanso a la mitad de Terminator Rapid. Foto: Alex NicksLa increíble claridad del Futaleufú se muestra aquí cuando dos kayaks flotan en el remanso a la mitad de Terminator Rapid. Foto: Alex Nicks
 
 
Por Antonia González
 
La productora y directora cinematográfica Liz McGregor de Estados Unidos y el fotógrafo y camarógrafo Alex Nicks de Inglaterra son las mentes brillantes detrás del libro “Retrato de la Patagonia”, el cual combina imágenes alucinantes junto a relatos reveladores de los habitantes del valle del río Futaleufú en Chile. Este libro captura la esencia más pura de la Patagonia chilena y muestra muchos de los pueblos del extremo sur, que comparten la hermosura paisaje y la calidez de su gente local.  
Tal como los autores explican en su sitio web, el libro rinde homenaje a la tradición, cultura e historia de este lugar especial de la Patagonia chilena, y está dedicado a sus amigos y vecinos que, amablemente y siempre, abren sus puertas y corazón para compartir sus vidas en las páginas interiores del libro.
 
Donde comienza todo
El interés y amor de Liz McGregor por Chile comenzó cuando realizó un semestre de estudios en NOLS en Patagonia en 1991. Viajó a los 19 años, desde su suburbio en Nueva York, EE. UU y vivió una experiencia completamente distinta a la que estaba acostumbrada. Desde ese momento es que ha estado trabajando, viviendo y viajando a Chile todos los veranos, desde 1996.
 
“Con NOLS fuimos al final de la carretera austral, hasta Tortel y estuvimos varios meses alrededor del río Baker, y ese viaje cambió todo para mí”, cuenta Liz, quien creció en un lugar sin muchos sitios naturales para contemplar, siendo la Patagonia chilena una experiencia que marcó el inicio de una conexión profunda con la naturaleza y el cuidado por el medioambiente.
 
Antes de venir a Chile, Liz se dedicó al cine en la ciudad de Nueva York y fue asistente de dirección de películas independientes. Dirigió el primer y único festival de cine ambiental de Nueva York e inició y coorganizó el debut sudamericano del Banff Mountain Film Festival World Tour en Santiago y Portillo. “Mi historia con Chile es que siempre quise regresar e inventaba cosas para volver”, dice entre risas. En esos años cerca del 2000, se unió a Bio Bío Expediciones y trabajó junto a ellos como videógrafa y después como coordinadora de logística y líder de viajes.
 
 
 Lagos alpinos fríos y limpios. Foto: Alex NicksLagos alpinos fríos y limpios. Foto: Alex Nicks
 
 
Por su parte, Alex desarrolló las habilidades de la videografía y la fotografía trabajando para organizaciones tan diversas como National Geographic, la Fundación Bill y Melinda Gates y en un campo tan lejano como el Zambezi del sur de África, el Himalaya, América del Norte y la Patagonia chilena. Ahora, Alex vive en Colorado, pero con mayor frecuencia realiza excursiones por todo el mundo. 
 
En esos años, cuando Liz trabajaba como guía en Patagonia le tocó realizar un documental llamado “La vida del Río”, sobre la amenaza de represas en el río Futa y fue allí donde su amor por el lugar y relación con la gente creció mucho más. “Esa vez conocí muy bien la zona, porque tuvimos que recorrer varios sectores de Futaleufú. Mientras más tiempo pasas allí más tienes para ver”, dice Liz.
 
Y agrega: “Cuando estás en un lugar tan hermoso, prístino, sereno y sencillo con gente genial y sabes en el fondo de tu alma lo afortunado que eres de estar ahí y mejor aún de conocerlo...es un honor y un privilegio”. De esta manera su interés por rendir un homenaje a este lugar tan prístino se comenzó a hacer realidad.
 

“Cuando estás en un lugar tan hermoso, prístino, sereno y sencillo con gente genial y sabes en el fondo de tu alma lo afortunado que eres de estar ahí y mejor aún de conocerlo...es un honor y un privilegio”.

 
El libro
Lo que inspiró a estos dos artistas a crear el libro fue la inigualable belleza de Futaleufú y sus alrededores. En cualquier dirección que mires hay algo lindo, interesante y espectacular, dice Liz, “porque cuando estás ahí todos los días puedes ver las tres monjas con lluvia, con nieve, con sol, o con las estrellas. Es lo mismo, pero cambia todos los días”, asegura.
 
Un día, luego de pasar varios años conociendo cada rincón  Liz escribió a Alex Nicks con la idea de hacer un libro, porque sabía que no quería hacerlo sola. “Siempre es mejor tener un apoyo”, dice. Fue así como Alex, que originalmente tiene más experiencia en fotografía y producción de videos sobre aguas bravas, quien se dedicó a tomar fotos desde diferentes puntos del río, mientras que Liz estuvo más involucrada en las entrevistas y en el diseño de la publicación. 
 
 
Donde Don Sinen Toro. Foto: Alex NicksDonde Don Sinen Toro. Foto: Alex Nicks
 
 
El Rodeo Futaleufú - un tradición anual. Foto: Liz McGregor El Rodeo Futaleufú - un tradición anual. Foto: Liz McGregor
 
 
Un trabajo colavorativo que además de tener fotos de paisajes, del río y de la vida en el campo, también incluye información de la zona con una parte que relata la historia de Futaleufú y otra que cuenta la situación medioambiental. Para esto conversaron con un antropólogo social de la zona y la Casa de Cultura contribuyó con archivos y fotos antiguas para compararlas con imágenes de hoy.
 
También, dentro de sus 194 páginas hay una sección que muestra retratos de varios habitantes que relatan historias del pueblo, la cultura patagónica y sus tradiciones. “Es como una ventana a sus vidas. La gente de Chile especialmente en el sur abre las puertas a sus hogares y para nosotros eso fue muy importante”, asegura la autora.
 
El proceso de creación del libro duró aproximadamente 5 años, de los cuales Liz y Alex fueron documentando diferentes épocas del año, situaciones y vivencias del entorno de Futaleufú y su gente. El relato está enfocado en una zona llamada “Azul”, una de las cinco áreas que tiene Futa donde actualmente Liz tiene su casa en la que vive periódicamente junto a su esposo e hijos Sol y Luna.
 
Actualmente la publicación se puede encontrar en el sitio web portraitofpatagonia.com y en algunas tiendas de libros de Estados Unidos.
 
Tienen la intención de prontamente traer algunas copias a Chile para repartirlo en librerías y otros lugares de interés. “Para mí tenerlo de manera física, luego de hacer un proyecto como este, es importante porque hay gente en el libro que ya no están con nosotros, entonces yo estoy pensando en sus familias, ya que honra una parte de sus historias”, asegura Liz emocionada. El libro tiene un valor de $70 doláres y está escrito en inglés y en español.