Parque Nacional Glaciares de Santiago y la inequidad verde

Correo electrónico Imprimir
Foto: Camilo NovoaFoto: Camilo Novoa
 
 
Por Christian Moscoso
 
Durante las últimas 3 décadas ha habido un dramático incremento en la investigación que explora el impacto de la naturaleza en la salud humana. Con el aumento de las tasas de enfermedades como las cardiacas, la obesidad, diabetes, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad y la ansiedad, existe un creciente interés por una mejor comprensión sobre el rol que pueden jugar las áreas protegidas y la naturaleza en el combate de estas enfermedades crónicas.
 
Una de las últimas investigaciones en posicionar este tema en la prensa mundial fue la realizada por la Universidad de Exeter publicada en junio del 2019, la que descubrió que las personas que pasan al menos 120 minutos a la semana en contacto con la naturaleza tienen mejores indicadores de salud y bienestar en comparación a aquellas personas que no lo hacen.
 
El estudio fue financiado por el Instituto Nacional para la Investigación en Salud de Reino Unido y está basado en la información de alrededor de 20 mil personas. Si bien, ya se conocía que pasar tiempo en la naturaleza tiene beneficios para la salud, los investigadores querían saber exactamente cuánto tiempo era necesario para obtener estos beneficios.
 
El aumento sustancial de la evidencia que vincula la salud y la naturaleza suma sólidos argumentos para reconocer los sistemas de áreas protegidas como esenciales para salud individual y comunitaria. Así lo han asumido en varios países del mundo desarrollado que se han sumado al movimiento internacional “Healthy Park Healthy People” que busca ayudar a las comunidades de todo el mundo a tomar conciencia de los beneficios para la salud y el bienestar de pasar tiempo en contacto con la naturaleza.
 
 
Glaciar Juncal Sur. Foto: Camila OyarzunGlaciar Juncal Sur. Foto: Camila Oyarzun
 
 
Con más de 8 millones de habitantes, la Región Metropolitana de Santiago alberga cerca del 42% de la población nacional distribuida en 47 comunas. De estas, sólo un 15% (7 de sus comunas) cumple con el indicador mínimo recomendado de áreas verdes por cantidad de habitantes.
 
Ubicada en plena precordillera de Santiago, San José de Maipo, con sus casi 4mts2/habitante, es una de las comunas pertenecientes al 85% que presentan déficit de áreas verdes. Misma comuna donde hace unas semanas el ex presidente Sebastian Piñera anunciara la creación del Parque Nacional Glaciares de Santiago, nueva área protegida de 75mil hectáreas ubicada en los valles de los ríos Olivares y Colorado.
 
El anuncio ha sido recibido con un calmo entusiasmo por parte de #QueremosParque, campaña ciudadana que Acceso Panam junto a Fundación Plantae y ONG Regenera mantienen desde principios del 2019 y que se ha transformado en una de las causas ambientales más importantes del último tiempo en nuestro país, con un apoyo transversal que suma más de 200.000 firmas en su página web.
 
Y es que, si bien celebramos que finalmente se haya optado por proteger las importantes reservas de agua contenidas en las zonas altas de estos valles en forma de mantos de nieve y glaciares, se ha dejado sin protección las 66.886 hectáreas de la propiedad fiscal ubicadas por debajo de los 3.600 m.s.n.m. con la promesa de incluirlas al nuevo parque nacional en una segunda etapa.
 
Es cerca del 50% de este territorio de propiedad de tod@s l@s chilen@s el que queda a disponibilidad de la minería y la ganadería intensiva, lo que pone en riesgo lo mismo que se intenta proteger con la declaratoria de parque nacional: el agua que riega y abastece el consumo del 56% de la región metropolitana.
 
 
Foto: Ximena SalazarFoto: Ximena Salazar
 
 
La inequidad verde es otra manifestación de la desigualdad que experimentamos en nuestro país, donde el acceso a la naturaleza se ha transformado en bien de consumo disponible para algunos a través del turismo. El Parque Nacional Glaciares de Santiago mantiene esta desigualdad de acceso, desaprovechando la tremenda oportunidad de acercar a la población de la región metropolitana a la naturaleza, aprovechando todos los beneficios para la salud y bienestar que esto conlleva.
 
Convencidos de que somos parte inalienable de la naturaleza, y que no solo tenemos derecho a vivir en un ambiente sano sino también a una conexión con la naturaleza que es de una importancia fundamental para el futuro de la conservación de esta y la protección de nuestras montañas, es que desde Acceso Panam hacemos un llamado a las nuevas autoridades a corregir esta declaratoria de Parque a medias, avanzando en la pronta creación de una mesa de trabajo donde se incluya a las comunidades y organizaciones que buscan, no solo la protección de las últimas tierras fiscales de la región metropolitana, sino que, además, la mejora en la calidad de vida la población de San José de Maipo y de toda nuestra capital, mejorando su acceso a la naturaleza y democratizando el territorio de montaña.
 
El autor, Christian Moscoso, es economista y director regional para Chile de Acceso Panam.